E-book, historia del libro sin papel

Cada vez es menos común leer libros y otras publicaciones en papel. En los últimos años se han ido sustituyendo por sus equivalentes electrónicos, que podemos leer en nuestro ordenador, móvil, tablet o lector específico (e-reader).

El primer antecedente del libro electrónico podemos encontrarlo en la Enciclopedia Mecánica, un dispositivo que funcionaba con aire comprimido y con el texto y los gráficos en carretes. Fue inventada y patentada en 1949 por la maestra española Ángela Ruiz Robles, con la idea de reducir el peso de los libros que los niños llevaban a clase. Un prototipo se conserva en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de La Coruña.

El primer documento electrónico propiamente dicho tal vez sea el Index Thomisticus, un inmenso índice de todas las obras de Santo Tomás de Aquino, elaborado entre 1949 y 1970 por el sacerdote italiano Roberto Busa en colaboración con IBM. En 1989 fue editado en CD-ROM, y desde 2005 está disponible en la Web.

Con todo, para muchos la historia del e-book comienza en 1971, cuando Michael Hart, un estudiante de la Universidad de Illinois (EEUU), comienza a digitalizar obras literarias y documentos originalmente escritos en papel, dando así lugar al Proyecto Gutenberg, llamado así por el inventor de la imprenta de tipos móviles. Hart utilizó para ello un Xerox Sigma V que era uno de los 15 nodos de ARPANET, embrión de Internet.

En los años 90 aparecieron los primeros lectores específicos de e-books o e-readers. El Sony Data Discman, lanzado en 1992, permitía leer libros almacenados en Mini-CD.

En 2007, Amazon lanzó la primera versión del Kindle, que años más tarde se convertiría en el lector de e-books más popular. Como casi todos los e-readers actuales, almacena los libros en una memoria flash para leerlos con una pantalla de tinta electrónica. Además, permite comprar y descargar libros con el propio dispositivo.

Si no tienes un e-reader, siempre puedes usar el smartphone, la tablet o incluso el portátil. Para este último puedes usar esta funda que simula las tapas de un libro antiguo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.